Desarrollo, Gobernabilidad, Innovación

      Desarrollo, Gobernabilidad, Innovación –  

      Hacia un Nuevo Panorama en la Cooperación al Desarrollo Internacional

      Mayo del 2011.

      SINTESIS - Vivimos un momento de tremenda innovación. Aparentemente basada en la rápida reordenación mundial actual a la vez con los múltiples efectos de la así llamada crisis económica de los sistemas capitalistas. Estas olas de innovación llegan a cuestionar también la relativa lentitud de innovación que se encuentra en el propio sector de la Cooperación o de la Ayuda al Desarrollo, más evidente todavía comparándola con la velocidad, que los procesos reales de cambio, sean del mercado privado o de la opinión pública, en la actualidad demuestran. Se exploran  aquí caminos para un rejuvenecimiento mental y organizacional de los actores clave en la Cooperación al Desarrollo Internacional mediante (A) el emprendimiento social en la cooperación, mediante (B) los talentos con perfil internacionalizado y unos programas multilaterales correspondientes, y (C) mediante un (inter-) cambio de perspectivas mucho más progresivo.

      SYNTHESIS – We live a moment of tremendous innovation. Apparently based in the rapid re-order of the world, and going along with multiples effects produced by the so called economic crisis of the capitalistic systems. Those waves of innovation question as well the proper sector of Development Cooperation or Aid, yet more evident compared with the speed that the real change processes, either of the private market or of public opinion, actually show. This reflection explores ways for a mental and organizational rejuvenation of the key actors in International Development Cooperation,  focusing on (A) social entrepreneurship in Cooperation, (B) talents with an internationalized profile and correspondent multilateral programs, and (C) a much more progressive (ex-) change of perspectives.

      ZUSAMMENFASSUNG – Wir leben einen Moment tremender Innovation. Augenscheinlich basiert in der schnellen Re-Ordnung der Welt, und einhergehend mit den multiplen Effekten der so genannten oekonomischen Krise der kapitalistischen Systeme. Diese Wellen der Innovation hinterfragen nun auch den eigenen Sektor der Entwicklungszusammenarbeit oder –hilfe, noch evidenter verglichen mit der Schnelligkeit, die die realen Prozesse des Wechsels, seien sie vom privaten Markt oder der oeffentlichen Meinung, in der Aktualitaet zeigen. Diese Reflexion weist Wege fuer eine mentale und organisationelle Verjuengung der Schluesselakteure in der Internationalen Entwicklungszusammenarbeit auf, mittels (A) dem sozialen Unternehmertum, mittels (B) Talenten mit einem internationalisierten Profil und den dazugehoerigen multilateralen Programmen, und mittels (C) einem wesentlich progressiverem Perspektivenaustausch.

      Desarrollo, Gobernabilidad, Innovación –

      Hacia un Nuevo Panorama en la Cooperación al Desarrollo Internacional

      Mayo del 2011.

      Vivimos un momento de tremenda innovación en los diversos ámbitos privados y públicos de la Sociedad Global. Aparentemente basado en la rápida reordenación mundial actual a la vez con los múltiples efectos de la crisis económica de los sistemas capitalistas. Estas olas de innovación llegan a cuestionar también el mismo sector de la Cooperación o de la Ayuda al Desarrollo, el cual desde sus inicios tiene la tradición de estar basado en un modelo más bien de tipo unidireccional, esquema “norte-sur”. Ahora estimulado con más fuerza por los cambios mundiales recientes, y  promovido por varias contribuciones tanto intelectuales como pragmáticas, se ha generado al final un  verdadero y profundo debate sobre la capacidad de innovación en este sector de la cooperación al desarrollo mismo, entre otros promovidos por la plataforma de Devex – The Development Executives Network. A través de este debate y propio parte del mismo son ahora las nuevas tendencias de “renovación” de algunas de las grandes organizaciones como entre otros la propia Organization for Economic Cooperation and Development (OECD), la Unión Europea (UE), y los grandes Bancos de Inversión y Cooperación.

      Con aquellos actores se unen esfuerzos de parte algunas multinacionales privadas, como por ejemplo Microsoft Corporation, las cuales descubrieron que hacer negocios y un bien (“Doing business and doing good”) no tiene necesariamente que excluirse uno al otro, y que las mejores intenciones  - especialmente en el sector de la tecnología – facilitan al final los grandes avances tanto en las ciencias como en las gestiones aplicadas para mejorar la vida, sea la simplificación de procesos administrativos para atender al ciudadano de una mejor manera, o el simple acceso a las plataformas del Internet para los millones de estudiantes, que todavía reciben una educación muy básica. Aquí estamos ya en plena reflexión empleada de lo que el octavo Objetivo del Milenio de las Naciones Unidas (NNUU) apunta: Develop a Global Partnership for Development.

      En esta trama se han publicado anteriormente algunos trabajos, los cuales enfocaron en un principio de manera separada (A) la propia gobernabilidad de los actores clave, públicos y privados, en la cooperación internacional al desarrollo, y (B) la más significativa presencia de los pequeños y medianos emprendedores (sociales) alrededor del globo, en muchos casos individuos con una experiencia migratoria, y con enorme potencial de multiplicar efectos pro-desarrollo.  Se (C) señalaron aquí también las múltiples oportunidades que salen de  estos procesos innovadores  para poder llevar la sociedad global a nuevos niveles colectivos de conciencia, y los efectos implícitos de la misma tanto para una nueva generación entera de emprendedores como para una cooperación internacional más inteligente (“new stage of human intelligence”). Hasta aquí la teoría.

      Según estas reflexiones se asume que una nueva dirección de los flujos humanos y financieros (Migrantes, reorganización de la AOD – Ayuda Oficial al Desarrollo, y Remesas productivas) -  en partes estratégicos -  empezaron a reemplazar el “modus vivendi” tradicional de la cooperación internacional. Promoviendo así una mayor responsabilidad auténtica de los actores locales en el desarrollo de la región la cual cohabitan o en donde tienen un “stake”, por decirlo de la manera simple. - Sin embargo se cuestiona la lentitud de la innovación en este sector, más evidente todavía comparándola con la velocidad que los procesos reales de cambio, sean del mercado privado o de la opinión pública, en la actualidad demuestran.  Así que el motivo de esta contribución es explorar un rejuvenecimiento mental y organizacional de los actores clave en la Cooperación al Desarrollo Internacional, y con esa exploración se espera que  aportar este proceso para construir la nueva fórmula.

      Para dar estructura a esta reflexión se identificaron en un principio unos tres ámbitos como temas clave para ser explorados en más detalle. Se espera de esta exploración  poder obtener ideas que indiquen caminos viables para impulsar la formación de un nuevo panorama para la cooperación internacional, así adecuando las ofertas de co-desarrollo más estrechamente a los requerimientos que el mundo del siglo XXI pide.

      A. Dinamizar el micro-emprendimiento social en la cooperación internacional.

      Dinamizar el sector del micro emprendimiento con una visión reformada de calidad, social y ambiental, trabajando con estándares de desarrollo. Diseñar, organizar y ofrecer las ayudas en establecer el micro emprendimiento y la simplificación de procesos formales correspondientes; mayor sensibilización sobre las opciones en el (micro-) emprendimiento social.

      B. Organizar perfiles internacionales e incentivar programas multilaterales.

      Proveer perfiles de trabajo más internacionalizados, con mayor capacidad de reflexionar y comparar; interesantes para grandes programas internacionales con inversión.  Ofrecer incentivos e invitar a las organizaciones y/o empresas globales en el sector de la cooperación internacional a desarrollar contribuciones productivas para el desarrollo local y regional, con “multi-stakeholder” participación.

      C. Facilitar a los actores políticos y económicos clave  un cambio de perspectivas.

      Asesorar en política y economía de manera más comparativa en unos sectores escogidos.  Organizar visitas, presentar innovaciones y facilitar procesos de aprendizaje organizacionales. Todavía se requiere también mucho más  esfuerzo en investigación y desarrollo (I+D).

      A. Dinamizar el micro-emprendimiento social en  la cooperación internacional.

      La enorme flexibilidad y variedad que se ofrecen  en el momento en el que se equilibran  las dependencias entre grandes y pequeños contratistas favorecen el Desarrollo Local Sostenible.

      En este primer ámbito que se ha identificado se trata de  dinamizar el sector del micro emprendimiento con una visión reformada de calidad, social y ambiental, trabajando con estándares que guían y puedan dar orientación en el desarrollo. Para lograr eso se intensan los esfuerzos en diseñar, organizar y ofrecer las ayudas en establecer el micro emprendimiento y la simplificación de procesos formales correspondientes. También se invierte en mayor sensibilización sobre las opciones en el (micro-) emprendimiento social.

      Tenemos en cuenta de que el emprendedor social es una persona quien aplica los métodos de negocio no sólo por la acumulación de dinero sino porque decide contribuir a solucionar los problemas de la sociedad o comunidad en la cual vive. En muchos casos es fruto de una experiencia migratoria. - Las políticas globales o internacionales para el desarrollo son aparentemente un poco más difíciles de definir en breve, porque los conceptos y las motivaciones en las organizaciones participantes mismas varían y son a veces hasta contradictorias (motivos altruistas versus interés económico puro). Entonces, para hacerlos comprensibles también para la audiencia no profesional se pueden simplificar: las políticas globales para el desarrollo son algo como la suma de los objetivos consensuados en los niveles regionales e internacional, acordados de manera transparente para dirigir el desarrollo hacia un futuro positivo para la sociedad mundial.

      Interesante conocer entonces que según un artículo recién publicado, el Top Donors Ranking status Mayo del año 2011, indica que el mayor porcentaje de los grandes donantes bilaterales en la cooperación al desarrollo todavía no empezaron a estratégicamente alinear la articulación entre ellos mismos y  la comunidad de los emprendedores, fueran sociales o con orientación ´for-profit´. Cierto, que generado por los esfuerzos para hacer más efectivos y transparentes los flujos de ayuda y cooperación, se ha empezado de parte de unos primeros donantes, invertir en un co-desarrollo de servicios que fomentan el micro emprendimiento para el desarrollo, aunque todavía no se cuenta con estándares de orientación.  

      Otra información que nos da el mismo artículo es una imagen actual de la distribución de las ayudas (2009, el ultimo año con full data accesible)  - aunque vale añadir aquí que estas estadísticas no son capaces de reflejar los flujos de apoyo al 100%, porque entre otros el gran número de remesas de los migrantes por un lado y la suma de las múltiples actividades no formalizadas y estimadas de emprendedores individuales y de  las numerosas organizaciones no gubernamentales (ONGS) etc. no se consideran.

      De todos modos se puede ver que los primeros donantes bilaterales han empezado concretamente a armar políticas que estimulan una creciente co-participación de micro-emprendedores, locales y transnacionales. Y de hecho se espera que sea así, ya que esto es clave para lograr un mayor equilibrio en la distribución de las ayudas para el desarrollo entre los grandes y pequeños contratistas en la cooperación internacional. Promoviendo así mismo una mayor y deseada transparencia en los flujos de ayuda e inversión.

      Queda al final la barrera de los procesos formales en los cuales un micro emprendedor debe co-participar para poder realizar sus actividades de manera satisfactoria. Esto se demuestra en muchos lugares y en algunas instituciones aún demás complejo, y con los últimos esfuerzos de parte de varias organizaciones, realizados para simplificar dichos procesos, se espera poder convertir las “barreras experimentadas” en “procesos facilitadores” tanto para el emprendedor como para el desarrollo.

      Se asume entonces que aparte de un asesoramiento directo en la simplificación de los procesos públicos, la propia demanda del sector creciente y cada vez mejor formado de los (micro-) emprendedores sociales favorece una presión suficiente hacia aquellas administraciones en algún momento determinado. También se brinda un apoyo para que justamente esos esfuerzos de los emprendedores mismos se logren organizar de mejor manera.

      Para concluir esta reflexión no hay que perderse de puntualizar que últimamente se están sumando tremendos trabajos en estos ámbitos, desarrollados por parte de grandes fundaciones y redes de iniciativa privada. Por mencionar aquí solo, Ashoka, Agora Partnerships y Acumen Fund. Estas iniciativas, al lado de muchos más, facilitan información sobre opciones locales de emprendimiento productivo-social, promueven el intercambio de experiencias innovadoras, y proveen un enlace clave con los sectores públicos-privados donantes.

      B. Organizar perfiles internacionales e incentivar programas multilaterales.

      El manejo pro-activo de profesionales con perfil internacional ayuda a crear espacios de oportunidades para el emprendimiento social y la cooperación multilateral. 

      Proveer perfiles de trabajo más internacionalizados, con mayor capacidad de reflexionar y comparar; interesantes para grandes programas internacionales con inversión.  Ofrecer incentivos e invitar a las organizaciones y/o empresas globales en el sector de la cooperación internacional a desarrollar contribuciones productivas para el desarrollo local y regional, con “multi-stakeholder” participación.

      Si la frase arriba, puesta en cursiva, fuera una pregunta, intuitivamente se podría contestar con un . Vale entonces pensar quienes serán los actores clave para apoyar esta gestión.

      Con la regionalización de la cooperación al desarrollo internacional se empezó a poner ya en las finales de los años noventa políticas de contratación en marcha, que favorecían un perfil del contratado binacional (o transnacional).  Pero recién en los últimos años se inventó, y después se amplió el debate sobre ´la nueva migración´ y una ´internacionalización alternativa´. ¿Qué implica eso en términos de apoyo? Más y más organismos regionales entraron a asumir funciones que anteriormente eran exclusivas de los países.

      La UE cuenta por ejemplo ya con su propios instrumentos de apoyo económico para la cooperación y el dialogo con actores en los llamados países en desarrollo o en las regiones en transición. Las NNUU han sido históricamente una organización con representación multi- o internacional, y es interesante observar que ambas  organizaciones empezaron recientemente a hacerse protagonistas del tema de la migración y el desarrollo, indicándolo como el eje central para el desarrollo futuro. Entre las demás organizaciones, que son muy activas en este ámbito, se encuentra también por ejemplo la Organización Internacional de Trabajo (OIT),  promoviendo el tema desde una perspectiva del desarrollo local y del micro-emprendimiento.

      Muy interesante conocer esto, pero si es cierto que dichas organizaciones están sin duda muy lejos del ciudadano ´normal´, y por tal razón se debe preguntar quiénes son o deben ser los intérpretes, los que ayudan a sincronizar las demandas internacionales con las necesidades locales y regionales. Aquí está precisamente el momento en donde entran las diferentes organizaciones no gubernamentales y algunas consultoras especializadas. - Hablamos de asuntos muy prácticos como crear asociaciones para la integración del migrante o profesional con fondo transnacional. Aquí se refiere a una mutua unión social-cultural entre individuo y región u organización.  Con esto también va el realizar una buena promoción con el marketing indicado para lo que está de venta como “producto” de esta unión, por un lado, y el  acoger y potenciar las expuestas experiencias migratorias, integrativas para que sean de utilidad para otros agentes de desarrollo, territoriales y organizacionales, en circunstancias similares.

      Vale apuntar en este contexto también las varias iniciativas de cooperación entre agentes públicos (p.e. ministerio de trabajo, educación etc.) y actores privados, los cuales tienen el fin de apoyar este proceso de profesionalización multinacional-integral con la premisa de incluir también aquellos grupos que se encuentran con ciertas desventajas en este proceso. En términos prácticos hablamos de la organización de plataformas de encuentro, por ejemplo, entre proveedores de talentos e industria y economía.   Últimamente estos tipos de iniciativas se trabajan más y más en cooperaciones tri- o multinacionales/ -regionales, sean entre entes públicos y/o privados, de todo caso pero en convenio entre países/regiones. ¿Cómo estimular entonces esta actividad pro-desarrollo todavía más?

      En términos de espacios que potencian esas oportunidades se supone que:

      Primero. La cada vez mayor variedad de eventos internacionales de capacitación e intercambio son un instrumento excelente para incentivar la inversión en capital humano internacional y en acciones correspondientes multilaterales afines.

      Segundo. Con la modernización y diversificación de los instrumentos de la ayuda y de la cooperación se está creando una plenitud de nuevos espacios, muchos de aquellos virtuales, los cuales impulsan además los debates y las negociaciones multilaterales.

      Y tercero. Con las nuevas tecnologías se empezaron ya en la década anterior a  ampliar los espacios para las documentaciones e historias de éxito, lo que ya es fruto de una enorme innovación.

      Para concluir, y al mismo tiempo repitiendo lo que ya se ha expresado en varias publicaciones anteriores: Si la internacionalización de perfiles profesionales en la Cooperación al Desarrollo da tanto potencial, ¿por qué no crear una nueva generación entera de (micro-) emprendedores sociales para el Desarrollo y formularlo como una nueva política global, un nuevo objetivo del milenio? 

      C. Facilitar a los actores políticos y económicos clave un cambio de perspectivas.

      A veces ayuda ponerse en el punto de vista del “otro” para poder entender los fenómenos que vivimos de una mejor manera.

      Asesorar en política y economía de manera más comparativa en unos sectores escogidos.  Organizar visitas, presentar innovaciones y facilitar procesos de aprendizaje organizacionales. Todavía se requiere también mucho más  esfuerzo en investigación y desarrollo (I+D).

      A medianos del año 2010 se realizó la gran evaluación del alcance de los objetivos del milenio, puestos en marcha por las NNUU (Naciones Unidas) cuando el nuevo milenio comenzó. Cierto es que los objetivos no van a poder cumplirse en la medida en que se esperaba que se cumpliesen. Sin embargo, sí, hay avances, incluso en algunos sectores muy significativos.

      Desde el momento de dicha reflexión  surgieron una plenitud de acciones y debates tanto en vivo como promovidos por las plataformas digitales. Por mencionar aquí solo los avances más recientes en experimentos con acciones compartidas entre el emprendedor social y la compañía privada con ánimo de lucro, lo que Ashoka y otros actores innovadores asuman bajo creando “creating hybrid value chains”. Esta invención, si, suena un poco complicado, pero al final se entiende que es nada más que el intento de poner el private “for profit” sector y el sector social en un proceso productivo de comunicación e intercambio de conocimientos. Que interesante también conocer que los propios grandes bancos de inversión y cooperación demuestran desde recién apertura de ir desarrollando este eje de trabajo, justamente en estos días reflejándose en un life-debate organizado por el Banco Mundial en una conferencia online. Bueno, ¿qué quiere decirnos esto?

      Otro fruto de varios años de sensibilización, más que todo promovido alrededor del tan famoso octavo objetivo del milenio, el que apunta la importancia de la “partnership for development”, es que las grandes empresas van desarrollando últimamente un  importante compromiso, por mencionar aquí solo Coca-Cola realiza nuevas alianzas locales con comunidades de negocio en algunos llamados “LDCs – Least Developed Countries”. También interesante conocer esto.

      En fin, entre las potencialidades para concretizar y todavía ampliar la aplicación de buenas prácticas en la cooperación puesta en marcha con la participación de actores emprendedores, sean comunales, sociales, o globales, se puede seguramente mencionar la creciente tasa de personas o profesionales que se mueven por el mundo, o migran continuamente. Con ese “stock” intelectual se supone que poder trabajar, más que todo para consolidar el Capital Social necesario para sostener aquellos procesos de intercambio, I&D, y aprendizaje. Vale añadir aquí que entre los expertos se considera este punto como punto clave para poder encuadrar las perspectivas distintas que llevan los representantes de los diferentes sectores privados – sociales - públicos, y para encaminarles con sus actividades productivas afines. Se espera así nutrir las nuevas acciones compartidas, puestas en marcha, con un verdadero valor agregado y deseado a bien de la sociedad.

      Antes de ir cerrando esta reflexión, tanto en el marco de (1) los intercambios de perspectiva y las nuevas modalidades para asociaciones públicas-privadas, como (2) en el contexto general de este papel, el de cómo generar más innovación en la cooperación internacional, no se pierde apuntar de que en mano con la indispensable consolidación de un capital social adecuado para poder llevar adelante estos procesos, la propia calidad de las instituciones al final facilitan y sostienen una innovación o modernización autentica. En estos días de escasos recursos financieros y de una sociedad más informada, que contribuye al desarrollo, conceptos como el de la “aid effectiveness”, entre otros, son vehículos  para un manejo transparente en el desarrollo. Al mismo tiempo reflejan los conceptos  la propia sostenibilidad de los efectos de cambio. Es por tal razón de que se inventó el así llamado “country policy and institutional asessment index”, que es nada más que un esfuerzo más de medir, valorar y asimismo encaminar los esfuerzos pro-desarrollo con una realidad socio-cultural y política-institucional dada en un país o en una región. Se espera añadir así el deseado valor agregado para la sociedad.

      Seguramente los enormes cambios que vivimos en este momento ayudarán a potenciar una diversificación de perspectivas también en este contexto. Al final se podrá promover un desarrollo más auténtico de la gente que está emprendiendo cambios en vez de dejarlo en gran porcentaje en solo manos de burócratas – aunque sean de buena voluntad. ¿Se entiende que el propio sector de la Cooperación Internacional al Desarrollo está adecuando sus modos con una inclusión sistemática de aquellas experiencias interculturales,  migratorias ricas, y sabe emplearlas para ir construyendo el capital social que se refleja en un nuevo panorama de las organizaciones que actúan en el desarrollo.      

      Join the Discussion